19 de enero de 2020

Salamanca combate una de las leucemias más agresivas con este ensayo

Tememos a la palabra cáncer pero, por suerte, la ciencia ha avanzado mucho según la enfermedad, y éste es el caso en el linfoma de Hodgkin, el cáncer más frecuente entre los adolescentes y adultos jóvenes, entre los 15 y 30 años. Hoy en día las posibilidades de curación total se sitúan por encima de un 85% de los pacientes.

En concreto, se trata de un cáncer de los ganglios linfáticos o del sistema linfoide, el principal protagonista del sistema inmune, y que nos ayuda a proteger el cuerpo de infecciones y enfermedades. El sistema linfático está compuesto básicamente por la linfa, los vasos linfáticos, los ganglios linfáticos, el bazo, el timo (órgano donde maduran los linfocitos, situado en el pecho, detrás del esternón), las amígdalas, y la médula ósea.

Ramón García Sanz, hematólogo en el hospital de Salamanca (Foto: T. Navarro)

"Básicamente se suelen alterar los linfocitos, y suelen transformarse en células tumorales, dando lugar al Linfoma", explica en una entrevista el hematólogo, Ramón García Sanz, hematólogo en el hospital de Salamanca y presidente de la Sociedad Española de Hematología. 

-¿Qué trabajo realizan en el Ibsal para acabar con las leucemias más agresivas? 

-"Hacemos ensayos clínicos desde el principio hasta el final. Nos dan un fármaco, empezamos a utilizarlo en preclínica, en colaboración con el Centro del Cáncer donde tenemos una unidad específica para ello, en la cual, se analiza el fármaco que se quiere testar en líneas celulares, en células derivadas de pacientes... y una vez que se tienen ciertos datos se pueden utilizar en ratones". 

-¿Qué se hace después?

-"Una vez que hemos hecho esto, se lanzan los ensayos en fase uno. Se utilizan por primera vez en humanos siempre que haya datos de seguridad. Se administran en dosis muy bajitas y en pacientes que ya no tienen ninguna otra alternativa, están muy graves. Hablamos de fármacos que vamos a utilizar sobre todo en tumores, para pacientes muy concretos. Una vez que se ha visto que la dosis es tolerable, se va subiendo, aunque hay que reconocer que a veces no es posible". 

-¿Hay datos sobre la eficacia?

-"Cuando hay datos de eficacia es porque el fármaco no es demasiado tóxico y puede funcionar. Ahí lanzamos los ensayos a fase 2. Buscamos población que no tiene una necesidad cubierta para ver si conseguimos alguna respuesta. Hay fases más complicadas con aumento de pacientes y comparaciones con los que reciben tratamiento y los que no lo reciben o los comparan con tratamientos que ya se utilizaban".

-¿Qué se hace en la fase tres?

-"La fase tres es la que exigen en todo el mundo de forma genérica para poder aprobar un fármaco. Se prueban en una población muy grande, 100-150 pacientes, para demostrar que el nuevo fármaco va mejor que lo que había hasta ahora. Luego están los fase cuatro, que son postcomercialización, el objetivo es asegurar a largo plazo la seguridad del fármaco". 

-¿Hacen estudios observacionales?

-"Sí, claro. Sobre pacientes con una determinada enfermedad, hacemos estudios tratando de conocer algo nuevo, vemos en qué pacientes hay mejoría de datos, si algún estudio biológico se correlaciona con una mejor respuesta, aquí solo te dedicas a mirar, todo lo demás es intervencionista". 

-¿Cómo se ha desarrollado su ensayo sobre linfoma de Hodgkin?

-"Ese ensayo fue promovido por una promotora española, un grupo científico español que se denomina como Grupo Español de Linfoma y Trasplante de Médula Ósea que forma parte de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia. Éste grupo promueve muchos ensayos en linfoma, tiene tres comités. Sobre el linfoma de Hodgkin fui el investigador principal de ese ensayo. Busqué la financiación, el interés de la compañía farmacéutica, hicimos un protocolo, una evalución del interés del uso de una nueva droga y sobre todo, el interés, era combinar esa droga con el tratamiento convencional que había hasta ahora en un grupo de pacientes de riesgo, que no habían respondido hasta ahora con la primera línea. Se utiliza poliquimioterapia, y lo que se hace, es añadir un fármaco nuevo". 

"Este anticuerpo con el tóxico lo combinamos con quimioterapia y conseguimos mejorar las respuesta y la verdad que lo conseguimos. Está en fase 1-2. No tuvimos problemas de toxicidad graves por lo que administramos la dosis más alta en unos 67 pacientes de catorce hospitales españoles, de Castilla y León que venían a Salamanca salieron diez pacientes. Subimos la tasa de curación de un 40% a un 73%". 

-¿A qué tipo de población ataca este linfoma? 

-"Es poco frecuente. Unos tres casos por cada cien mil habitantes, en Salamanca podríamos hablar de doce casos al año. Habitual en adultos jóvenes de entre 15 y 30 años. También lo tiene gente de más edad, pero típicamente es gente joven. Por eso tenemos mucho interés. Afortunadamente casi todos se curan, pero hay un pequeño porcentaje, en torno al 10%, que no, por eso necesitamos este tipo de estrategias". 

-¿Utilizan estos ensayos para cubrir la necesidad de ese pequeño porcentaje?

-"Los ensayos cubren una necesidad médica que no tienes cubierta, es decir, un paciente que ya no responde a nada e intentas hacer algo diferente... se hace en mielomas, leucemias... y luego, hay otro apartado con lo que tienes, que tiene eficacia, pues quieres aumentarla y reducir la toxicidad, ésta sería la mayor parte de nuestro objetivo. Los ensayos siempre mejoran las expectativas de los pacientes". 

-¿Qué han supuesto las terapias CART?

-"Son brillantes, un destello que nos ha asombrado a todos. Ha conseguido aunar todo el conocimiento pasado que teníamos... recuerdo que muchas de las partes las estudiábamos en la carrera como cosas que no tenían utilidad... todo ese conocimiento se ha juntado y hemos conseguido sacar una célula del paciente, la manipulas genéticamente, le metes un virus con genes dentro, que hace que después esa célula exprese en la superficie una proteína nueva capaz de reconocer una proteína de una célula tumoral y dar una señal dentro de la célula del linfocito, para que éste ataque a la célula tumoral y no a las demás que están al lado. Una bala mágica del paciente, ya veremos si en un futuro la podemos hacer de un donante". 

-¿Qué porcentaje de curación tiene el linfoma de Hodgking?

-"El 80% de las personas se curan con quimioterapia. Hoy en día somos capaces de curar cosas que antes no, por ejemplo las leucemias linfoblásticas de los niños se curan en un 90%". 

 

Fuente Tibuna de Salamanca

We use cookies to improve our website and your experience when using it. Cookies used for the essential operation of the site have already been set. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our Privacy Policy.

I accept cookies from this site