El Instituto de Investigación Biomédica convoca ayudas para fomentar ese ámbito de estudio

El dinero que el Instituto de Investigación Biomédica de Salamanca (Ibsal) ingresa por proyectos y ensayos clínicos cada año, los vuelve a reinvertir en investigación. En esta ocasión, según confirma su director científico, Rogelio González Sarmiento, han alcanzado la cifra de 500.000 euros, con los que han diseñado un programa propio para cubrir las necesidades de los investigadores. «Vamos creciendo año tras año», subraya.

Con ese medio millón de euros invertirán en proyectos de investigación, en becas de doctorado y de máster, en la intensificación de profesionales sanitarios (médicos y enfermeras), entre otras cuestiones. González Sarmiento asegura que esta inversión forma parte de la filosofía del Ibsal, «algo complementario a otras convocatorias, como las de Sacyl».

Desde este Instituto de Investigación Médica han convocado cinco proyectos de investigación que según el director técnico tienen una peculiaridad:«Es que tienen que participar obligatoriamente investigadores que no sean del hospital de Salamanca y que sean de Castilla yLeón, para potenciar la investigación coordinada dentro del sistema sanitario de la Comunidad».

AngelesyRogelio

                   El director y la subdirectora médica del Ibsal, Rogelio González Sarmiento y Ángeles Almeida.

El Ibsal no solo quiere reinvertir en Salamanca, «sino también en otros grupos de la región». Para estos proyectos se invertirá en dos años un total de 200.000 euros. Entre las características que deben reunir está la de ser proyectos de investigación a desarrollar como mínimo entre tres grupos de investigación del Ibsal.

Uno de los objetivos es potenciar las investigaciones de los más jóvenes

Esta limitación no se aplicará en el caso de los proyectos del ámbito de gestión y de atención sociosanitaria, a los que podrá presentarse un solo grupo del Instituto o de las Gerencias de Atención Primaria o Especializada de Salamanca, según se recoge en su convocatoria.

De este modo, trabaja complementando otras convocatorias similares a nivel regional y local, «invirtiendo en investigación biomédica», subraya González Sarmiento.

Cabe destacar dentro de su metodología de trabajo, que los proyectos de investigación se evalúan fuera de Salamanca, en el Instituto de Salud Carlos III, «con lo cuál tenemos una garantía de ser neutrales».

Dentro del Ibsal tienen una serie de áreas de investigación, en concreto, del cáncer, cardiovascular, neurociencias, enfermedades infecciosas, inflamatorias y metabólicas, terapia génica y celular, así como Atención Primaria, salud pública y farmacología.

«La presencia de Atención Primaria es importante porque no todos los institutos de investigación cuenta con este área, y en Salamanca, tanto el grupo de La Alamedilla y Garrido Sur como el de MiguelArmijo son importantes», subraya el director científico delIbsal. Otra característica que destaca Rogelio González Sarmiento como poco habitual es contar también con investigadores en gestión sanitaria, «porque queremos potenciar no solo la investigación de laboratorio y la de la cabecera del paciente, sino también otras cosas como esta cuestión, para abarcar el mayor espectro posible de ramas de investigación que puedan ser útiles.

Y dentro de esos 500.000 euros que invertirán en investigación, el Ibsal también ha sacado convocatorias de intensificación de médicos y enfermeras, que consiste en que ellos contratan a una persona para que realice labor asistencial la mitad de su jornada, «y así pueden investigar». La Consejería de Sanidad tiene una convocatoria igual, y como precisa el director científico del Ibsal, «nosotros lo que hacemos es ampliar el número de profesionales sanitarios que pueden acogerse a este tipo de ayudas». En concreto, para tres médicos y una enfermera de fisioterapia.Y para fomentar la investigación entre los más jóvenes, una de esas plazas está dirigida para ellos.

Asimismo, dentro del plan de ayudas con fondos propios del Ibsal, han lanzado varias convocatorias para el apoyo del doctorado, máster o de congresos, «para la gente joven del instituto, y que puedan complementar con los programas de la Universidad de Salamanca». Por ejemplo, dentro de este apartado ofrecen bolsas de viaje para acudir a congresos, «financiar parte del gasto de las publicaciones, pagar las matrículas del máster y del doctorado, etc». Rogelio González Sarmiento argumenta que es un dinero que recibir la Universidad de Salamanca para sus investigadores completen su formación.

Y por primera vez este año, el Ibsal han realizado una convocatoria de becas predoctorales al excluir la Usal a los investigadores de este instituto que no tienen el proyecto con la universidad, «y esperamos que esta discriminación desaparezca».

Otra línea de ayudas que oferta a los investigadores este instituto tiene como objetivo financiar el viaje para profesionales sanitarios que hagan estancias fuera de Salamanca, sobre todo, en el extranjero. «Para que vayan aprender no solamente investigación de laboratorio sino también clínica», matiza el director científico del Ibsal. Y esa una cuestión que realizan en coordinación con la gerencia y la dirección médica del hospital, «para facilitar a los profesionales del hospital de Salamanca que puedan salir al extranjero para completar su formación». En este sentido, cada servicio puede elegir aquellos sitios donde estén haciendo la última técnica quirúrgica, médica o ensayo, «que nosotros le pagamos el viaje, y el hospital de alguna manera se compromete a mantener el salario durante los meses que esté fuera».

Desde el Ibsal consideran que su función es dar un servicio a la sociedad en el área de Biomedicina, «y para ello tenemos que coordinarnos con el hospital, la universidad y la Consejería de Sanidad, que es de donde dependemos directamente».

Dentro de este instituto también cuentan con investigadores del CSIC, que también participan de sus convocatorias de ayudas en igual de condiciones que el resto.

Entre de los objetivos delIbsal también está potenciar a los grupos de investigación más jóvenes, «de tal manera que en todas estas convocatorias se valora la calidad del proyecto, el currículum de los investigadores y un mérito añadido será ser investigador joven, para que despeguen y empiecen».

Fuente: El Norte de Castilla

 

We use cookies to improve our website and your experience when using it. Cookies used for the essential operation of the site have already been set. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our Privacy Policy.

I accept cookies from this site